fbpx

¿Qué prefieres? ¿Té rojo, negro, verde o blanco?

En La Tetera de Arganda puedes descubrir el maravilloso y beneficioso mundo del té rojo, verde, negro y blanco, sus cuatro variedades. Adentrarte en nuestra tienda es adentrarse en un mundo de aromas y experiencias con el té como protagonista. Si quieres conocer las diferencias entre las distintas variedades de té sigue leyendo.

Multitud de culturas han puesto de relieve las propiedades y beneficios del té a lo largo de la historia. Las cuatro variedades poseen una importante acción antioxidante, elevan nuestras defensas o incluso retrasan el envejecimiento. Esto es lo que tienen en común. Pero también les separar algunas diferencias que queremos repasar.

Té verde

Destaca por su poder antioxidante. Consumirlo de forma regular te ayudará a perder peso, a reducir el colesterol malo y a mejorar la concentración. Destruye los radicales libres que el organismo produce, responsables del proceso de envejecimiento. De hecho, la medicina tradicional china lo utiliza desde hace siglos. Además, hay multitud de estudios científicos que avalan el uso del té verde para ciertos problemas de salud.

Té rojo

Conocido también como té quemagrasas, ayuda a combatir el sobrepeso por su efecto saciante. Como el verde, reduce el colesterol y ayuda a depurar y desintoxicar nuestro organismo. Ideal también para las digestiones difíciles. Se le llama también también Pu Erh. Destaca por su efecto diurético. Además, facilita la digestión, reduce el colesterol y ayuda a controlar el peso. No solo eso, sino que una taza de té rojo también ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre.

Té blanco

Es el más antioxidante de los cuatro. Es una infusión de color verde pálido que nos ayuda a combatir la fatiga física y mental. Tiene además un efecto diurético que nos ayuda a eliminar grasas. Y no sólo eso, sino que su contenido en teína es la mitad que el del té verde. De todos modos, es el desayuno ideal para mantener la energía a lo largo de la mañana. Además, las catequinas presentes en el té verde y en el té blanco protegen frente a diversas enfermedades hepáticas.

Té negro

En realidad, el té negro es té verde fermentado. Esto provoca que las células se oxiden y, por ello, pierde sus compuestos antioxidantes originales, los polifenoles. Su aroma y contenido en teína son más intensos. Tiene beneficios sobre nuestro sistema inmunitario y algunos estudios sostienen que ayuda a prevenir la arteriosclerosis. Además, elimina el exceso de líquidos del cuerpo, tiene un ligero efecto saciante, ayuda a prevenir las caries y es un remedio natural para la diarrea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este/a entrada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.